E

Abren parcialmente flujo vehicular en rotonda Tec

Este proyecto está siendo certificado de accesibilidad universal

Continúan trabajos de andadores peatonales, soterramiento de cables y semáforos, que se espera concluyan durante este mes


La mañana jueves 15 de diciembre se abrió parcialmente el flujo de automóviles en la intersección conocida como la rotonda de Av. Eugenio Garza Sada, en su cruce con Av. del Estado y la Av. Fernando García Roel.

 

De acuerdo a la autoridad municipal de Monterrey, la circulación de la Av. Fernando García Roel, en su tramo de la Av. Eugenio Garza Sada a la Av. Junco de la Vega solo será de poniente a oriente, es decir, de la rotonda hacia el Estadio Tecnológico, en un sólo sentido.

 

“Falta concluir la parte peatonal, los andadores peatonales, la ampliación de banqueta en los frentes que dan a la rotonda y el soterramiento de los cables. Falta también concluir el tema de las luminarias que tendrán un objetivo dual: iluminar la parte vial y la parte peatonal”, comentó José Antonio Torre, Director de Urbanismo de la Institución.

 

En la rotonda, otros de los trabajos de restauración, que continuarán durante este mes para terminar completamente todo lo que se estableció en un principio y que lleva un avance muy significativo, son: ampliación del arroyo vehicular y de los carriles vehiculares, instalación de nuevas luminarias viales y peatonales, instalación de nuevos semáforos y sincronización de los mismos para garantizar el cruce seguro de peatones, mejorar la eficiencia vial de la zona y mejoras al drenaje pluvial, entre otros.

 

“Este proyecto está siendo certificado de accesibilidad universal, la manera en que fue diseñado, la manera en que fue concebido tuvo también que ver para que cualquier persona en silla de ruedas, con discapacidad visual, auditiva, puedan caminar con seguridad en este espacio”, agregó Torre.

 

Es importante señalar que las bahías de acceso y descenso de personas se traslada de lugar, pasando del frente de la explanada de rectoría a la calle Fernando García Roel, antes de llegar al acceso del estacionamiento del lago.