E

El desafío es enseñar que el conocimiento adquiere sentido cuando se usa para servir: Profesor David Noel Ramírez

Se dice que la infancia determina el destino de los seres humanos. Háblenos de su época de niño, de sus padres


Sistema Nacional Comunicación (SNC): Se dice que la infancia determina el destino de los seres humanos. Háblenos de su época de niño, de sus padres

David Noel Ramírez (DNR): Mis padres eran gente de San Juan de los Lagos, ya no viven. Mi madre se llamaba Vicenta Padilla y fue una mujer entregada a nosotros, de mucho amor hacia los seis hijos. Muy dedicada a la casa y a sus hijos. Mi padre se llamaba Eulogio Ramírez. Él era gente de campo: seco, mustio, muy trabajador, era muy exigente con nosotros. Fuimos tres hombres y tres mujeres, fui el tercero, el sándwich. La vida es muy irónica. Ahora disfruto mucho comer muchas verduras pero antes no era así. Cuando era chico lo que siempre había eran verduras y arroz, pero cuando alguno de mis hermanos o yo refunfuñábamos para comerlos, mi padre nos ofrecía la cuarta como la otra opción. Nos daba a elegir entre   las verduras o la cuarta  . De mis padres aprendí la cultura del esfuerzo y los valores de la honestidad, respeto, sencillez, amabilidad y la solidaridad.

 

SNC: ¿Qué recuerdos tiene de su época de escuela?

DNR: Fui muy dedicado en la escuela. Siempre tuve beca y mi presión era no perderla. Estudié la Primaria y la Secundaria en Colegio Lasallista Miguel de Bolonia. Cuando quise estudiar la preparatoria, los hermanos lasallistas me propusieron una beca de hospedaje y alimentación con internado en la ciudad de Gómez Palacio, Durango; y con su apoyo me fui a estudiar allá al Instituto Francés de La Laguna.

 

SNC: ¿Cómo llegó al Tecnológico de Monterrey? 

DNR: Al irme becado a Gómez Palacio, mis compañeros -que eran como 45- desde el mes de octubre y antes de acabar la preparatoria me motivaron para solicitar beca en el Tecnológico de Monterrey y fue hasta mayo o junio que la mandé. Todos allá habíamos escuchado del Tec porque era muy famoso y los mismos Hermanos Lasallistas me motivaron, cuando mandé mi solicitud ya era tarde. De todos modos me vine a Monterrey el 30 de agosto, porque no me respondían; y al llegar, fui a Becas y me explicaron que como mi solicitud había llegado tardía ya se había acabado el presupuesto. Me recomendaron esperar al siguiente período. Estuve dos o tres días interactuando, insistiendo y me decían que ya no había recursos. Entonces, al tercer día le dije a Dios, si no me dan la beca me regreso a mi pueblo. Entonces hice un último intento y me puse a esperar en el estacionamiento a que saliera el director de Becas, el Ing. René Zubieta, y volví a suplicarle. Me imagino que a la hora de ver mi rostro desesperado y lloroso me dijo:   ¡Nomás por terco te voy a dar la beca! 

SNC: ¿Cómo se define ahora? 

DNR: Mi esposa, Magdalena Margáin de Ramírez, es la que mejor me conoce; ella dice que David Noel es muy sencillo, que no se complica la vida. Así como viajo en un avión privado, soy feliz en un autobús viajando a los campus. Ella dice que soy muy alegre porque todo lo disfruto: mi clase, la gente, oír música, leer. Disfruto todo y cada momento y afirma que David Noel es muy tenaz, porque lo que se propone lo logra.

 

 

SNC: ¿Estudió en el extranjero? 

DNR: No como tal. Acabé la carrera en el 72 con promedio de 99.5 el más alto desde entonces en esta carrera en el Campus Monterrey y la maestría en el 74 con promedio de 96. En aquella época el director de departamento me invitó a ser profesor de tiempo completo a los 21 años. Había empezado a dar clases desde quinto semestre en la escuela de técnicos en contabilidad para ayudarme económicamente. Tengo 38 años de dar clases. Al acabar la carrera y para seguir preparándome me ofrecieron becarme para obtener mi maestría en Finanzas, la terminé en el 74. Entonces Rodolfo Sandoval, mi director de departamento, me pidió obtener mi maestría en la Universidad de Tulane en Nuevo Orleans e inicié los trámites.

 

Una vez aceptado e inscrito, me fui a prepararme en inglés a Oklahoma en 1975. Ese semestre en México hubo un boom tremendo de crecimiento debido al petróleo y debido a ello hubo una estampida de profesores que se fueron a la industria. Se fueron del Tec profesores de las áreas de ingeniería industrial, computación y contabilidad. En mi departamento éramos 12 y quedaron 5 incluyendo al director de carrera de Contaduría Pública. El director de división me llamó a Estados Unidos y me pidió regresar como profesor y esperar hasta el otro año para irme a continuar con mi posgrado. El regreso a la maestría nunca llegó.

 

Estando de nuevo en Monterrey, me nombraron director de carrera y departamento con la responsabilidad de atender a mil 450 alumnos y administrar un Departamento Académico de Contabilidad que ofrecía clase a 170 grupos de contabilidad. Además de mis tareas administrativas, siempre impartí clase a 5 ó 6 grupos. Después, pude regresar a tomar cursos dirigidos a directivos y académicos, a la Universidad de Dallas y a la Universidad de British Columbia, en Vancouver.

 

SNC: ¿Qué es lo que más disfruta de ser profesor? 

DNR: Contribuir con mi país formando lo más valioso que tiene: su gente. Disfruto estar en el aula y compartir con ellos mi filosofía de vida. Me motiva y me atrae lo que me comentan mis exalumnos de contabilidad y de finanzas cuando me los encuentro. Ellos me dicen que no recuerdan lo que vimos en clase pero la filosofía de vida de la que hablamos permanece en ellos. Como maestro tengo un gran aprecio y respeto por los más de 15 mil exalumnos que he tenido.

 

Mi mensaje a los profesores es que disfruten y se apasionen por esta gran tarea de educar. Gozo tremendamente dar clase y les pido a los profesores que no olviden que cada alumno debe ser muy importante para ellos, tal y como lo son para mí. Acostumbro aprenderme los nombres de todos y he tenido generaciones de casi 100 alumnos en aulas grandes y los llego a conocer a todos. Los profesores deben ser muy conscientes que la razón principal de la universidad no es simplemente enseñar finanzas, economía o biotecnología, lo más importante es ayudarles a entender su razón de ser. Hoy en día los muchachos se pierden porque no conocen la razón de su vida; ellos ven a los profesores como un paradigma y tenemos la obligación de guiarlos.

 

SNC: ¿Va a seguir dando clase? 

DNR: Sí, por lo pronto este semestre estoy dando el Seminario de Contabilidad Estratégica en el último semestre en la carrera de Licenciado de Contabilidad Pública y Finanzas. Te compartiré una anécdota: Cuando el Dr. Rangel me invitó a ser Rector de la Zona Norte me pidió dejar de dar clase y tuvimos una discusión de casi una hora y me decía que no fuera tan terco, que en la vida hay muchas etapas y la de dar clase ya había terminado. Le dije que no, que me diera oportunidad de continuar dando clase, que le ofrecía hacerlo fuera de hora de oficina a las 7:30 a.m., que dar clase era mi razón de ser, mi gasolina, y lo sigue siendo; ante lo cual accedió.

 

SNC: ¿Cómo se inicia en la escritura? Háblenos de sus libros 

DNR: Mi primer libro fue el de   Contabilidad administrativa   y al día de hoy se han vendido más de 750 mil ejemplares y va en su octava edición. Actualmente estoy trabajando en la novena edición. Lo escribí para que mis alumnos no tuvieran que estar apunte y apunte, tomando notas. Siempre me ha gustado que me volteen a ver, que escuchen mis reflexiones y cuando descubrí que se la pasaban anotando, tuve la idea de ponerles todo ordenado en una publicación y dedicar la clase a discutir. Mi primera edición la imprimí aquí en el Tec, y posteriormente lo publicó McGraw-Hill.

 

Luego vinieron dos libros más   Contabilidad de costos   y   Estrategias financieras  . En 1995, con la crisis, nos dimos cuenta de que hubo empresas mexicanas que no quebraron, que ¡al revés! salieron muy fortalecidas. A raíz de ese hallazgo, publicamos un profesor y yo un libro llamado   Empresas competitivas   que es un decálogo que deben tener las empresas para poder competir en el mundo. Curiosamente, la editorial de Harvard sacó un libro llamado   Hidden Champions   e hicieron lo mismo pero sobre empresas norteamericanas y coincidimos en ocho de los diez puntos. Luego publiqué otro a raíz del caso Enron de ética, llamado   Integridad de las empresas, ética para los nuevos tiempos  .

 

SNC: ¿Cómo incursionó en otros temas? 

DNR: Tengo mucho contacto con mis exalumnos que suman miles y me gusta juntarme con ellos a conversar. Gracias a esa oportunidad muchos de ellos me compartieron que habían escalado peldaños en las empresas y tenían una buena posición económica, pero en su vida interna no eran felices, ante esta situación me di a la tarea de revisar aquellas historias de otros que eran exitosos en lo material y en lo personal; entonces escribí   Felicidad dónde estás  . Después escribí otro llamado   Parejas sedientas de felicidad  , dirigido a las parejas; y el último, más de acuerdo con la etapa que estoy viviendo, se llama   Edad dorada vívela a plenitud  . Todos editados por McGraw-Hill.

 

SNC: Con una agenda tan complicada ¿A qué hora se da tiempo de escribir? 

DNR: Tengo un problema, soy muy estricto con el uso de mi tiempo. Me cuesta mucho trabajo desperdiciarlo, soy muy exigente conmigo mismo, y cuando estoy en mi casa o viajo no puedo ver televisión durante dos o tres horas, entonces me pongo a leer, o a escribir o bien a investigar. Mis libros son producto de tiempos libres sacrificando esparcimiento, tiempo de viajes y en mi hogar. Mis libros con visión humana son fruto de la vida real; es fruto de lo que escucho, de lo que me cuentan y quiero que esas experiencias les sirvan a muchas personas.

 

SNC: ¿Cómo es un día común en la vida de David Noel? 

DNR: Un día normal me levanto al cuarto para las 6:00 a.m. y corro 5 km. Luego participo en misa de 7:00 a.m. Un hábito que tengo es que desde hace cuatro años me baño con agua fría y esto me ayuda mucho para protegerme de enfermedades de invierno y mantiene sereno mi sistema nervioso, es mi calibrador. El día que doy clase la imparto a las 7:30 a.m. El ejercicio y el aspecto espiritual me preparan para el resto del día. Soy breve para desayunar, una manzana, galletas integrales un té, es todo. Cuando voy a los campus me reúno dos horas con su Consejo, luego visito a los salones a escuchar a los muchachos para saber cómo podemos darles un mejor servicio. Posteriormente platico con los profesores para que me platiquen como los podemos apoyar; después me reúno con el Director del Campus en un papel de mentor para apoyarlo en su responsabilidad y para detectar áreas para mejorar el Campus.

 

SNC: ¿Qué otro pasatiempo tiene además de escribir? 

DNR: Los fines de semana me gusta participar en comunidades de escasos recursos para ver la manera de ayudarlos a mejorar su nivel de vida, apoyándome en mis relaciones con mis exalumnos.

 

SNC: Háblenos de su familia, sus hijos

Tengo una hija casada con tres nietas y un hijo soltero. Mi esposa ha sido una excelente esposa y gran madre. En mi casa hay mucho amor y energía. Ellos me dan la capacidad para disfrutar a mi familia extendida que es el Tec. Mis hijos han sido excelentes muchachos. Ambos estudiaron en el Tec con excelentes promedios. Mi hija se graduó de Contador Público con 96 con Mención de Excelencia y mi hijo, de Ingeniero Industrial con 94 con Mención Honorífica.

 

SNC: La gente lo percibe muy apegado a su religión, ¿qué significa para usted la diversidad de ideas? 

DNR: Siempre he creído que la diversidad y la pluralidad enriquecen. Es una torpeza partir de la idea de que mi verdad es la única que vale. Durante 38 años he tenido directivos y profesores de todas las religiones. Soy un convencido de mis creencias y las vivo intensamente. No me parece vivirlas con mediocridad. Esa es mi filosofía personal. Si fuera judío, adventista, ortodoxo, mormón viviría intensamente dicha religión. Tengo amigos mormones, adventistas, judíos y los aprecio muchísimo.

 

Hace tres años, la iglesia mormona en Monterrey me dio un premio muy importante por la promoción de valores en la sociedad y el fortalecimiento de la familia. Independientemente de nuestras religiones y de nuestras creencias o afiliaciones políticas, en el Tec tenemos algo muy valioso que nos une: nuestra Misión. En mi mensaje de toma de posesión les dije a los directivos, profesores y empleados que todos debemos estar unidos a la Misión del Tec y a sus principios, los cuales para nadie deben ser negociables, independientemente de nuestras creencias religiosas o ideologías políticas siempre trabajando en un marco de respeto y tolerancia.

 

SNC: ¿Cómo se enteró que sería Rector del Tec? 

DNR: El Dr. Rangel me llamó para una cita el día 15 de noviembre con el Ing. Lorenzo H. Zambrano, quien preside el Comité de sucesión del Dr. Rafael Rangel como Rector del Sistema Tecnológico de Monterrey. A raíz de este proceso de sucesión el comité decidió tener una nueva estructura del Sistema Tec. Posteriormente el Ing. Lorenzo H. Zambrano me llamó el día 18 de noviembre para decirme que el Comité de Sucesión deseaba presentar mi candidatura como Rector del Tecnológico de Monterrey, al pleno del Consejo el día 22 del mismo mes. Fueron cuatro días difíciles.

 

A mi familia sólo le dije que habría una ceremonia en el Campus Monterrey y en ella me darían un reconocimiento por mis años de trabajo como profesor en el Tec. Mi esposa y mis hijos se enteraron por boca del Ing. Lorenzo H. Zambrano, el día que anunció en Sala Mayor de la Rectoría la nueva estructura integrada por cuatro Instituciones: Tecnológico de Monterrey, Universidad TecMilenio, Universidad Virtual e Institutos y Centros Médicos. Ahí comentó mi nombramiento como Rector del Tecnológico de Monterrey.

 

SNC: ¿Cómo fue la sorpresa para su familia?

DNR: Estaban muy emocionados porque ellos pensaban que por los movimientos de la estructura habría cambios y que quizá dejaría el Tec. Ellos saben que mi gran pasión es el Tec y que para mí el gran sueño, que hoy es una realidad, era ocupar esta gran responsabilidad de ser Rector del Tecnológico de Monterrey. Sobre todo, le agradezco a Dios por esta gran bendición; la gente es feliz cuando disfruta sirviendo a los demás. Era muy feliz y ahora con esta oportunidad soy inmensamente feliz, porque podré servir a muchos más alumnos, profesores, directivos y pondré todos mis talentos y capacidades para que la gente se realice. Mi credo siempre ha sido   saber para servir  .

 

SNC: ¿Cuál considera que será su principal responsabilidad como Rector? 

DNR: Mi principal responsabilidad como Rector será hacer que toda persona que trabaja en los campus ya sea en mantenimiento, o como empleado, maestro o directivo- esté realizándose plenamente. Para mí lo valioso es establecer círculos virtuosos de trabajo colaborativo, promover de abajo hacia arriba la innovación y participación. La piedra angular que siempre ha sido mi norma de administración es el respeto a la dignidad de cada persona.

 

SNC: En su equipo de directivos hay personas jóvenes que asumen la responsabilidad de dirigir Rectorías, ¿qué espera de ellos? 

DNR: Espero mucho porque todos son jóvenes pero a la vez tienen 20 años o más trabajando para la Institución. Conocen muy bien el Tecnológico de Monterrey y lo quieren al igual que un servidor. En síntesis, espero su entrega absoluta, su profesionalismo y su apoyo al servicio del Tec.

 

SNC: ¿Cuáles son los retos que usted y su equipo afrontarán? 

DNR: Los retos a los cuales dirigiré toda mi energía serán:

Fortalecer y consolidar la calidad académica de la institución que ha sido siempre su principal diferenciador; incrementar la investigación orientada a dar respuesta a los principales retos y desafíos de México; intensificar la formación ética y ciudadana de todos los estudiantes del Tecnológico, impulsar al Tecnológico para que se convierta en la institución que mas promueva el emprendimiento a través de innumerables familias emprendedoras, posicionar al EGADE y EGAP como detonadores de un México mas sólido, cuya economía se base en el conocimiento y en la integración a la economía mundial, por último sin restarle importancia y que para mí es muy relevante el compromiso del Tec de Monterrey para contribuir con el desarrollo social de México.

 

Para la estrategia de la Ética y Formación Ciudadana utilizaremos la Ética Transversal. He hablado de esto con mis muchachos y lo he vivido como profesor. A nuestros estudiantes los impactamos más cuando en nuestras clases de contabilidad, finanzas, biotecnología o química abordamos cuatro, cinco o seis dilemas éticos sobre esa especialidad y se ven los beneficios o perjuicios de hacer o no hacer algo. Con esa dinámica les queda muy clara la importancia que es el ínter de la vida porque aprenden cómo afecta a la sociedad y cómo se dañan a sí mismos.

 

Por supuesto que seguiremos con las clases de ética, pero el enfoque de la ética trasversal será una prioridad una   punta de lanza   que vamos a fortalecer. Mi sueño es que para el 2015 todos los egresados del Tec que llevan sus 54 materias, en todas hayan estado expuestos a cinco dilemas éticos por materia, por lo menos. Quiere decir que el estudiante que salga del Tec haya estado reflexionando en más de 250 dilemas éticos. Quiero pensar que una persona a la cual ejercitamos le sería muy difícil tomar decisiones incorrectas luego de que le creamos el hábito de tener una clara conciencia de integridad.

 

Otra estrategia que para mí es muy importante es el compromiso social y ciudadano, es algo que vamos a fortalecer mucho. México es un país que ya no aguanta que sigamos con Méxicos distantes. El Tec tiene mucho que aportar con los Centros Comunitarios, Incubadoras Sociales, Secundarianet, Prepanet, carreras virtuales; pero tenemos que seguir buscando más alternativas para apoyar la cuestión social. Para mí es vital que los alumnos tengan la experiencia de ir a esas circunstancias y constatar las grandes necesidades. Todos los alumnos deben conocer el sufrimiento y el dolor que viven millones de mexicanos. No promoveremos una cultura asistencialista; promoveremos una cultura que les ayude a sus familias y nuevas generaciones a tener la movilidad social. Parte de lo anterior será posible gracias a lo que vamos a hacer con nuestra investigación.

 

En el Tecnológico de Monterrey tenemos muy claro que debemos trabajar en tres grandes legados que nos está exigiendo la sociedad: el legado de Políticas Públicas, que abarca competitividad y seguridad. También estamos ya trabajando con expertos nuestros y de la sociedad mexicana para proponer directrices para la agenda 2012 a los candidatos presidenciales. El segundo legado se refiere a investigar para desarrollar y fortalecer la base de la pirámide. Estos temas tienen que ver con usos de energía, agua, vivienda, nuevos productos que ayuden a mejorar la calidad de vida. El tercer legado tiene que ver con la cultura verde, la sustentabilidad. El Tecnológico de Monterrey tiene gente muy capaz para promover y fortalecer el cuidado del medio ambiente.

 

Existen otras áreas estratégicas que el Tec se ha puesto como retos y éstas tienen que ver con la cultura de la innovación con miras al futuro. Para ello vamos a fortalecer las Cátedras de Investigación en las áreas de biotecnología, mecatrónica, desarrollo de software, ética y humanidades.

 

SNC: ¿Cuál es su relación con las nuevas tecnologías? ¿Tendrá Facebook, Twitter? 

DNR: Hoy por hoy ya tengo Facebook, pero no me he involucrado lo suficiente y pienso hacerlo. En el Twitter no participaré, me gusta trabajar con el contacto   cara a cara  , y así seguiré.

 

SNC: Usted es uno de los profesores más apreciados por sus alumnos. ¿Cómo espera que se dé la relación con los jóvenes ahora que es Rector? 

DNR: David Noel no va a cambiar. David Noel es muy cercano y voy a seguir siendo el mismo David Noel. Los alumnos, los maestros y los empleados saben muy bien que mi trato es cercano. Siempre tengo un mensaje, un consejo, una solicitud. Para mí todos son importantes y seguiré siendo cercano a ellos. Mi manera de ser no cambiará.

 

SNC: ¿Qué mensaje les da a los profesores y académicos? 

DNR: Que no olviden que la razón de ser del Tecnológico de Monterrey, desde que se creó, fue formar a los jóvenes de México. Hoy le quiero pedir a toda la comunidad académica que no estén ajenos al aula. No dejen de disfrutar ese gran atractivo que tiene el Tec de preparar y fortalecer a las nuevas generaciones de mexicanos y mexicanas. Seguiré dando clases porque me da una gran motivación. Invito a los profesores a que no me abandonen el aula. No pierdan la mística de la institución. Pero también necesitamos ser una Institución que no solo sea respetada como institución educativa; nuestra consigna es que nos respeten y admiren por nuestros compromisos para resolver los grandes desafíos y retos de México, a través de la investigación.

 

SNC: Un público que está siempre presente y hoy más que nunca es importante en la formación de los jóvenes son los padres de familia, ¿qué mensaje tiene para ellos? 

DNR: Primero quiero agradecer la confianza de que sus hijos estén con nosotros. Deben tener la seguridad de que somos los primeros, en conjunto con ellos, en trabajar para tatuar en sus hijos valores como la honestidad, la integridad, el respeto, la austeridad y la solidaridad. A la par que sean competitivos profesionalmente. Soy padre de familia y mi sueño es que nuestros hijos sean gente de bien y en ello vamos a trabajar. Vamos a ayudarles a todos los estudiantes que entiendan su razón de ser. Queremos que no se propongan llevar una vida conformista; queremos que trasciendan, que dejen huella y haremos con ustedes una mancuerna magnífica para que el día de mañana nos sintamos ustedes y nosotros orgullosos de sus hijos.

 

SNC: ¿Cuál es el papel del Tecnológico de Monterrey en los próximos 10 años en relación al País? 

DNR: Veo al Tec como una Institución que cambió a México en un país:

1.     Mejor Educado.

2.     Con ciudadanos éticos y responsables.

3.     Con un gobierno efectivo.

4.     Con políticos y servidores públicos realmente al servicio de la sociedad.

5.     Con instituciones públicas solidas.

6.     Con un proceso acelerado migrando a la economía del conocimiento e injertándose a la economía mundial.

7.     Con empresarios exitosos y comprometidos con México.

8.     Con muchas pequeñas y medianas empresas competitivas.

9.     Con una fuerte reducción de la pobreza.

10.  Con una sociedad estable.

 

SNC: Usted plantea cambios para la Institución, ¿Qué cambiará para David Noel?

DNR: Voy a mi tierra unas cuatro o cinco veces al año a cargar baterías y esa costumbre continuará. Allá están muchos de mis seres queridos y cuando estoy allí me reúno con mi familia y mis amigos de la infancia. Soy el único hijo que esta fuera de San Juan. Nos gusta vernos en algún café y valoro que cuando me saludan -o se refieren a mí dicen todavía:   Aquí anda el hijo de Don Eulogio, el que vive en Monterrey  . Tengo 60 años y mi padre murió hace 15.