Portal Informativo / Por campus / Tampico




Verano para jóvenes talentosos


Jun 30, 2009

AGENCIA INFORMATIVA

 

En el programa de verano del Johns Hopkins University Center for Talented Youth (CTY) participan estudiantes con el más alto rendimiento académico a los que se les ofrecen programas educativos, divertidos y desafiantes. El talento de estos jóvenes, que van de los 14 a los 19 años es nutrido en distintos ámbitos; no se trata de tener sólo genios matemáticos e investigadores, también grandes músicos, artistas o diplomáticos.

 

Este año, la edición del CTY-Tecnológico de Monterrey 2009 tendrá lugar del 5 al 25 de julio; se conforma de 88 estudiantes, 42 de secundaria y 47 de preparatoria, provenientes de los estados de Baja California, Chiapas, Coahuila, Distrito Federal, Estado de México, Hidalgo, Michoacán, Nuevo León, Puebla, Querétaro, Tamaulipas y Tlaxcala; así como de California, Maryland, Virginia, New Jersey, Arizona, Utah, Pennsylvania y Puerto Rico.

 

A través del CTY Talent Search (Búsqueda de Talento) se identifica y examina a estudiantes académicamente talentosos a fin de ubicar, medir, reconocer, y proveerles de oportunidades educativas; fundamentalmente se trata de estudiantes de China, España, Estados Unidos y desde el 2008, de México.

 

"La búsqueda de talentos se lleva a cabo mundialmente. Cada año tenemos entre 70 y 80 mil alumnos en nuestros programas que provienen de más de 70 países. Al 2008, CTY había identificado a más de un millón de estudiantes y dado servicio a más de 100 mil estudiantes", señala Dinorah Olmos, Directora de Búsqueda de Talento Internacional.

 

Cada país tiene una obligación con el futuro

 

A la inteligencia también hay que invertirle... tiempo y esfuerzo, sobre todo. Porque no crece sola; como cualquier otra cosa, si no se usa bien, se acaba. Y para que eso no suceda, porque lo que necesita más que nunca nuestra sociedad es cerebros nutridos, jóvenes que contribuyan a la ciencia, a las artes de su país, es que existe el Centro para Jóvenes con Talento Académico (CTY) de Johns Hopkins University (JHU).

 

"Creo que es importante para cualquier país invertir en su propia gente, y encontrar la forma de promover su desarrollo intelectual y crecimiento como individuos, de manera que sean capaces de alcanzar su mayor potencial. Es muy importante en una economía global, que al mismo tiempo actúa en un mundo que pareciera cada vez más pequeño, reunir a jóvenes estudiantes de diferentes culturas, para que aprendan a trabajar a través de esas diferencias, que aprendan a vivir juntos, que aprecien las culturas que unos y otros tienen... y que se den cuenta de que lo que los une, es su capacidad y entusiasmo por aprender", dice Bill Jacobs, Director de la Sede CTY-Tecnológico de Monterrey, 2008, quien repite este año como líder del proyecto.

 

Identificar a temprana edad a los mejores estudiantes puede hacer el cambio no sólo de ellos como personas, sino de su país entero. "Si podemos identificar de manera temprana las competencias de un estudiante, veremos si puede convertirse en un ingeniero, o un inventor de robots o en un físico. Cada país tiene una obligación con el futuro: tratar de identificar a los estudiantes y tratar de darles tanto como puedan tomar para ayudarlos a convertirse en lo que pueden ser; para ayudarles a lograr las metas que ellos apenas empiezan a soñar. Al unirlos a una experiencia como la de CTY en el Tecnológico de Monterrey, serán capaces de abrir puertas que muchos de ellos ni siquiera habían soñado, y empezarán a imaginar cosas nuevas y mejores que al final, nos beneficiarán a todos", dice Bill Jacobs.

 

Leo Domínguez

 

Fue de esa manera, con oportunidad, como el año pasado se identificó a un joven talentoso por partida doble. Desde que tiene 6 años, Leonardo Domínguez había pasado sus veranos, desde la mañana hasta la noche, trabajando como campesino o albañil en un pueblo del Estado de México. A los 17 años, en el 2008 tuvo otra opción para pasar su verano: fue seleccionado por el Centro para Jóvenes con Talento Académico (CTY) de Johns Hopkins University (JHU) en la sede del Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey.

 

Gracias a su promedio de 9.7 y a su puntaje en la Prueba de Aptitud Académica, examen utilizado para ser candidato a los cursos del CTY, Leo fue uno de los afortunados merecedores de una beca. Con el apoyo del Instituto Mexicano para la Competitividad, la Secretaría de Educación y el Ayuntamiento de Donato Guerra, en el Estado de México, se convirtió en el primero de sus siete hermanos -y de los tres que han ido a la escuela-, en convivir con otros jóvenes talentosos como él.

 

Quiere ser Administrador de Empresas o Licenciado en Relaciones Internacionales, para lo que le gustaría volver al Tecnológico de Monterrey, pero como alumno de tiempo completo, por lo pronto, este año vuelve al CTY-Tecnológico de Monterrey 2009.

 

"Desearía que más instituciones de educación media y superior se fijaran en más muchachos como los que hay en mi pueblo y en otros de México" dijo. Y es que en los casi 2 millones de kilómetros cuadrados, en pueblos y rancherías viven miles de "Leos", con mentes brillantes, que hay que encontrar antes de que se apaguen.

 

Experiencias para la vida

 

Con el programa CTY México-Tecnológico de Monterrey, un estudiante no sólo encuentra que la educación tiene aplicación, hecho que aunque parezca obvio, para muchos jóvenes nunca llega ese "insight" en donde la información se convierte en aprendizaje y se decide hacer con ello una contribución valiosa sí mismo y para la sociedad. Los jóvenes de este programa, tienen ya otra visión de sí mismos.

 

"Mi nombre es John y tengo 17 años. Soy de Florida, Estados Unidos. Creo que no pude haber pasado mi verano de una mejor manera que aquí. Antes de CTY era buen estudiante, pero a veces no estaba motivado porque no parecía que las matemáticas y las ciencias tuvieran aplicación. Tomé un curso de arqueología y de verdad, me ayudó a ver los muchos nexos que tienen las ciencias, las matemáticas y la historia. Esto me ayudó a interesarme más en el aprendizaje porque me di cuenta de cómo conceptos de la arqueología se podían aplicar en ingeniería o en negocios".

 

Para otros jóvenes, el programa CTY es una oportunidad permanente y de futuro. Al abarcar varios grados desde secundaria hasta preparatoria, un estudiante puede ser parte del programa varios años. Su maduración no solo intelectual sino emocional, les lleva a tener una visión global de progreso responsable, hoy tan necesaria.

 

"Mi nombre es Kender, soy de Brooklyn, Nueva York y es la sexta ocasión que asisto a un programa de CTY. Creo que he madurado mucho y que este programa me ha ayudado a descubrir lo que quiero hacer en la vida. También creo que invertir en este programa es como invertir en las vidas de aquellos que pronto se harán cargo de este mundo. Así que entre mejor sea el conocimiento de las personas mejor será el mundo".

 

Más sobre el programa CTY México-Tecnológico de Monterrey

 

En el programa CTY México-Tecnológico de Monterrey durante tres semanas, estudiantes norteamericanos y mexicanos que han sido seleccionados cursan una materia de nivel universitario en inglés o en español impartida por profesores con las mejores credenciales académicas. Para los estudiantes en Secundaria están disponibles seis cursos: Mecatrónica con Legos, Introducción a la Biomedicina, e Introducción a los Medios. Mientras que los jóvenes de Preparatoria pueden elegir: Biotecnología; Cohetes, Ciencia y Más Allá; y Matemáticas Aplicadas: Teoría de Juegos. No todo es estudio, al final de cada jornada se tienen actividades y también los fines de semana.

 

Después de que asisten a un programa de verano del Centro, los jóvenes automáticamente se convierten en parte de la familia CTY y pueden aprovechar otros programas, como los de la educación a distancia, los académicos familiares o la revista Imagine, entre otros. Esta es la manera en que se da seguimiento a estos estudiantes destacados.

 

CTY tiene programas internacionales en tres países: China, España y desde el 2008, en México. El programa en Nanjing, China se ofrece a estudiantes de novena a doceavo grados. El programa en Madrid, España integra a estudiantes de séptimo a doceavo al igual que el de Monterrey, México. El programa en Estados Unidos para Nueva York, ofrece una estancia en Hong Kong para estudiantes de séptimo a noveno, aunque se dirige principalmente a estudiantes de escuelas en Asia.

 

La invitación a participar en la edición 2008 de CTY en México, se hizo a 300 secundarias y 400 preparatorias del país para que inscribieran a sus mejores estudiantes. En total fueron 383 estudiantes que respondieron a la convocatoria y aplicaron la Prueba de Aptitud Académica (PAA) del College Board. Fueron elegidos 55 estudiantes mexicanos, dos de la Prepa Tec Valle Alto y el resto de los estados de Baja California, Coahuila, Distrito Federal, Estado de México, Michoacán, Puebla, Querétaro y Tamaulipas. A la sede Monterrey se integraron además 63 estudiantes estadounidenses. Así se conformó la primera generación CTY México-Tecnológico de Monterrey.

 

Para conocer más sobre el Johns Hopkins University Center for Talented Youth (CTY) se puede visitar: http://cty.jhu.edu/, y sobre el programa de verano del CTY en el Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey, en: http://cty.mty.itesm.mx/.

 

AGENCIA INFORMATIVA

INSTITUCIONAL

FORMACIÓN Y EDUCACIÓN

29.06.2009