EDUCACIÓN

Rubén Núñez de Cáceres: enseña a los jóvenes la importancia de usar éticamente el conocimiento

El maestro Núñez de Cáceres, profesor emérito y uno de los fundadores del Campus Tampico, recuerda los inicios del campus y los valores que forjaron sus cimientos. Con más de 30 años de trayectoria en el Tecnológico de Monterrey continua su labor de formar profesionistas con ética.
fotografía

El maestro Núñez de Cáceres comenta que en la actualidad, los jóvenes tienen acceso a las mejores herramientas y la mejor calidad de conocimiento, por lo que está en sus manos la posibilidad de utilizar esos factores a su favor para convertirse en los mejores seres humanos y profesionistas.


Jun 14, 2013

SNC | TEC DE MONTERREY / AGENCIA INFORMATIVA*
 
El director del Centro de Valores Humanos del Tecnológico de Monterrey Campus Tampico, Rubén Núñez de Cáceres Velázquez, se define a sí mismo como un predicador de valores que va por el mundo enseñando lo redituable que resulta actuar bajo las normas éticas.

El Centro de Valores Humanos fue su creación. El entonces rector del Sistema, el maestro Rafael Rangel Sostmann, le encomendó que diseñara, construyera y lo dirigiera, con el objetivo de irradiar en la comunidad el tema de valores.

"Todavía en ese tiempo no estaba irrumpiendo en el Tecnológico de Monterrey tan fuerte la cuestión de la integridad, de la ética, y los valores, pero Rafael, que siempre fue muy visionario dijo: 'Quiero que te encargues de eso, y hazlo'", recuerda.

El maestro Núñez confiesa que al inicio pensó que su labor sería parecida a la de un vendedor, que andaría tocando puertas tratando de vender cursos de valores, pero para su sorpresa no fue así.

"La gente en ese tiempo, te estoy hablando de los noventas por ahí, estaba tan ávida de la cuestión de los valores que solitos empezaron a llegar aquí. Todo mundo tenía deseos de que se le comunicara eso y que se le hiciera vivencial a gente muy dispar, tanto maestros, como Pemex, como empresas particulares, como empresas de gobierno, lo cual me dio mucho gusto", platica el maestro.

El dirigir el Centro de Valores Humanos ha resultado una actividad muy satisfactoria, que además de darle la oportunidad de ayudar a la comunidad, lo ha dejado conocer los estados de la República, viajando a todos los campus del Tecnológico de Monterrey para predicar el tema de valores.

Pero no siempre ha sido todo perfecto, porque cuando el maestro Núñez llegó al Campus Tampico, hace más de 30 años, los edificios de enseñanza no eran más que bloques, cemento, y arena.

"En el 81 estábamos en un local rentado, en una escuela de kinder, simpático porque todo estaba diseñado para niños, pero ahí nos rentaron y ahí nos fuimos a trabajar primero, pero el Patronato con la finalidad de que se formalizara bien todo, nos dijo: 'Cámbiense ya'.

"Hubo días en que llovió mucho y no pudimos entrar porque la entrada estaba inundada, muchas circunstancias muy peculiares: no teníamos luz, no teníamos teléfono, no teníamos agua", recuerda Núñez.

Las aventuras que vivieron los fundadores del Tecnológico de Monterrey, Campus Tampico, reflexiona Núñez, son experiencias que los hicieron descubrir la importancia de luchar por las cosas que valen la pena y buscar la manera de utilizar los recursos con los que contaban para transformarlos en lo mejor.

En ese sentido, el maestro Núñez comenta que en la actualidad, los jóvenes tienen acceso a las mejores herramientas y la mejor calidad de conocimiento, por lo que está en sus manos la posibilidad de utilizar esos factores a su favor para convertirse en los mejores seres humanos y profesionistas.

El conocimiento por sí mismo ya no es lo más importante, dice, sino que ahora lo fundamental es la manera en la que los jóvenes estudiantes luchan para utilizar su conocimiento para pensar de una manera crítica.

Por eso, los profesores que el Tecnológico de Monterrey necesita para enseñar a las siguientes generaciones, dice el maestro Núñez, son aquellos que retan a los jóvenes.

"Que reten de tal manera al estudiante que tiene toda la información, todos los datos y todo el conocimiento, para ver qué puede hacer con él, cómo lo transforma, y cómo puede hacer que eso sirva para algo.

"Yo ya (como profesor) no solamente puedo enfocarme a darle datos al muchacho, porque el dato lo va a tener en la máquina y gratis, sino cómo hacer que él entienda el dato, lo asimile y lo convierta en parte de su torrente sanguíneo y lo transforme".

Cursó la Licenciatura en Filosofía, en la Universidad Gregoriana, Italia, y la Licenciatura en Letras Españolas en la Universidad de Comillas, España. Tiene una Maestría en Letras Españolas que inició en la Universidad de Comillas y terminó en México.

Reconocida trayectoria


Rubén Núñez de Cáceres Velázquez fue reconocido como Mejor Estudiante de México en 1973. Profesionista del Año en 1999 por el Club Rotario Tampico Campestre y recibió el premio Rubén Rodríguez Gutiérrez a la labor docente en el nivel profesional por el Tecnológico de Monterrey en 1999.

Así mismo obtuvo el Mérito Candelario Garza en 2003 por el Ayuntamiento de Ciudad Madero, Tamaulipas y el Premio Tamaulipeco Distinguido en el área de cultura por parte de la UMAN en 2004. Fue Maderense Distinguido en 2005 por el Club de Leones de Ciudad Madero, y Profesionista del Año por el Club Rotario de Ciudad Madero en 2008 y 2010. Recibió la Medalla Fray Andrés de Olmos al mérito ciudadano en la promoción de valores por parte del Ayuntamiento de Tampico en 2011.
 
Es autor de diez libros: "Horizontes y Sueños I y II", "La Mujer y la Rosa", "Un misterio llamado amor", "Para Aprender la vida", "Antología de sueños y otras metáforas", "Educar para Vivir", "Una Conspiración Inteligente, La conducta ética una alternativa rentable", "Ética y Ciudadanía: el reto de ser, servir y trascender en la época postmoderna". y el más reciente titulado "Los Privilegios y los Dones".



INSTITUCIÓN
EDUCACIÓN
SNC | AGENCIA INFORMATIVA
agenciainformativa@servicios.itesm.mx
*Con información de MILENIO
70 Años / Nota# 085
14.06.13