E

Joaquín Alejandro Guerra: su éxito es usar sus dones para servir a la comunidad

"El Tec significa una filosofía, un estilo de vida, un compromiso, una manera de hacer las cosas; ser representante del Tec de Monterrey te obliga a llevar un comportamiento, una filosofía que comulgue con la institución".

Ya sea en los campus Laguna, Saltillo, Aguascalientes, Chihuahua o ahora desde Monterrey, el actual Vicerrector de Internacionalización siente la responsabilidad de transmitir a las nuevas generaciones el sistema de valores que él aprendió en el Tecnológico de Monterrey. Para él cada nuevo reto que se le presenta es una para hacer más y mejores cosas, no solamente por la institución, sino por México.


SNC | TEC DE MONTERREY / AGENCIA INFORMATIVA*

Joaquín Alejandro Guerra Achem ha tenido que enfrentar muchos retos y un sinnúmero de cambios en su vida antes de llegar a su responsabilidad actual como Vicerrector de Internacionalización del Tecnológico de Monterrey.

Graduado como Ingeniero en Sistemas Electrónicos por el Tecnológico de Monterrey Campus Laguna, estudió después una maestría en Ingeniería Computacional en la Universidad de Wisconsin, con apoyo del programa Profesor a Futuro del Tecnológico de Monterrey.

"En 1995 volví al Campus Laguna como profesor y posteriormente como Director Asociado del Centro de Competitividad Internacional. Luego ocupé el mismo puesto en el Tec Campus Saltillo de 1996 a 1998", cuenta.

Ahí participó en la apertura del nuevo campus en Aguascalientes, como Director de Extensión y Posgrados. En diciembre de 1999 lo designaron Director General del Campus Aguascalientes, cargo que ocupó hasta diciembre del 2008, y de 2009 a junio del 2013 se desempeñó como director del Campus Chihuahua del Tecnológico de Monterrey.

Estos cambios -dice- han implicado sacrificios varios en distintas etapas de su vida: "Cuando me cambian a Saltillo aún era soltero e iba cada fin de semana a ver a mi novia durante un año. Cuando me caso me llevo a mi esposa a Saltillo y empezamos la vida de casados. Y al año me cambian a Aguascalientes y aún sin familia nos fuimos para allá".

"Nuestra etapa de recién casados la vivimos en Saltillo y en Aguascalientes, donde prácticamente duramos diez años y ahí nacieron mis hijas... Cuando me cambian nuevamente pues fue dejar diez años de familia, de amigos, de la comunidad", agrega.

Pero Guerra Achem sabe que como él hay muchos profesionistas dispuestos a consagrar su vida para servir a su país de esta manera y por ello deben tener la flexibilidad de hacer cambios.

Para el directivo, el Tec de Monterrey no sólo tiene el enfoque de la excelencia académica y la competitividad internacional, "sino trabajar fuertemente en este aspecto de la hipoteca social: cómo cada uno de nosotros aporta sus capacidades y sus dones a favor de la comunidad. En mi caso yo escogí el ramo de la educación, porque en este rubro puedes incidir en estos cambios".

Guerra Achem estima que su herencia personal para un México mejor ocurre precisamente ahí, en las mentes de cada uno de los alumnos que pasan por sus aulas, tratando de lograr que los egresados sean personas de calidad, competitivas a nivel mundial, con la convicción de no sólo trabajar adecuadamente a título personal, sino también darse generosamente a la comunidad, a regresarle lo que les ha dado en distintas formas.

"Para mí es incidir en distintas formas, apoyar a jóvenes que salgan con ese compromiso, pero además buscar que la misma institución se envuelva en esto a través de proyectos, con profesores, con alumnos de corte social, de educación de niños, de comunidades, de construcción del tejido social, de llevar al Tec de Monterrey y sus capacidades a lugares a los que posiblemente no ha llegado, o donde solo nos ven de lejos", afirma.

Cuando mira hacia atrás a los miles de personas que han dedicado sus vidas, su esfuerzo, su pasión a los 70 años de vida del Tecnológico de Monterrey, recuerda que "tenemos la responsabilidad nosotros de continuar con ese trabajo, con ese esfuerzo que todas estas personas han dejado para poder seguir construyendo mas años en la institución, pero que esos años sean de vanguardia, de liderazgo, de calidad, de seguir aportando al desarrollo de México y de las comunidades donde nos encontramos".

En 1998 Joaquín Alejandro Guerra Achem culminó su carrera de Ingeniería Industrial y de Sistemas en el Campus Laguna del Tecnológico de Monterrey. En 2001, termina su maestría de Ciencias en Ingeniería por la Universidad de Wisconsin-Milwaukee. Actualmente estudia el Doctorado en Educación con especialización en Liderazgo para la Educación Superior en la Universidad Walden en Minneapolis.

En 1999 se hace cargo de la  Dirección General del Campus Aguascalientes. Y en 2009 es nombrado Director General Campus Chihuahua. En junio de 2013 es nombrado Vicerrector de Internacionalización del Tecnológico de Monterrey.



INSTITUCIÓN
EDUCACIÓN
SNC | AGENCIA INFORMATIVA
agenciainformativa@servicios.itesm.mx
*Con información de MILENIO
70 Años / Nota# 153
19.09.13