E

Ricardo Guajardo: un banquero que invierte en el desarrollo de su país

"Monterrey no ser’a Monterrey de no ser por el Tec" comenta Ricardo Guajardo Touché, EXATEC y Consejero de la Institución.

Originario de la ciudad de Monterrey, Ricardo Guajardo Touché, estudió su carrera profesional en Campus Monterrey. Aunque salió de la Institución para estudiar su posgrado, nunca se ha alejado por completo del Sistema Tecnológico de Monterrey, pues hoy es consejero del mismo.


SNC | TEC DE MONTERREY / AGENCIA INFORMATIVA*

Convencido de que México necesita más ingenieros, Ricardo Guajardo Touché afirma que "Monterrey no sería Monterrey de no ser por el Tec", su alma máter.

"Siempre he estado ligado al Tec, como estudiante y ahora como consejero. Es un orgullo pertenecer al Tecnológico de Monterrey y contribuir a que sea una institución de vanguardia e innovación y aporte al desarrollo del país con la generación de recursos humanos con valores éticos y emprendedores muy fuertes".

A principios de la década de los años setenta, Guajardo Touché formó parte del primer programa de intercambio del Tec de Monterrey con una universidad extranjera, él y cinco estudiantes más pasaron un año en la Universidad de Wisconsin en su formación como ingenieros eléctricos.

Esa práctica ahora es común, dice el ahora consejero, pero en aquel entonces el mundo no tenía una sociedad global como hoy en día, por lo que esa experiencia resultó muy innovadora.

Para este destacado EXATEC y ex director de Bancomer, fue satisfactorio llegar a una de las universidades más reconocidas internacionalmente y saber que contaba una preparación sólida y del nivel de una de las universidades más prestigiadas de Estados Unidos: "Nosotros no teníamos ninguna desventaja académica", señala.

Así, Guajardo Touché culminó su ingeniería para después realizar su maestría en Administración, que lo llevó a tomar la decisión de involucrarse en áreas financieras y a ser banquero. Su preparación en el Tecnológico de Monterrey fue clave y lo ha acompañado a lo largo de su carrera.

Como consejero del Sistema Tecnológico de Monterrey, el ingeniero imparte cátedra dos veces por año en la institución, el último año fueron tres, en carreras afines a áreas administrativas. En esas oportunidades, los estudiantes le han preguntado recurrentemente qué es lo que se requiere para ser un banquero exitoso: "Lo más importante es saber matemáticas e inglés. Sí, también un poco de contabilidad y leyes, pero lo primero es fundamental", les ha respondido.

Aclara que por ello, la preparación cuantitativa y rigurosa de la ingeniería ha sido muy útil en su paso por las finanzas, desde su paso por Femsa hasta la dirección de Bancomer, que se desarrolló en una época difícil.

Fue la gran calidad de su formación académica la que permitió a Guajardo sortear esos momentos complicados en el banco, que llevaba una década libre de la dirección del Gobierno Federal pero arrastraba retrasos administrativos importantes: "Era una institución prestigiada y apreciada en el mercado, aunque se parecía más a una Secretaría de Estado que a una empresa".

En una sociedad del conocimiento, enfatiza, los profesionistas de clase mundial son vitales y a México le hacen falta. Para el EXATEC, el Tecnológico de Monterrey juega un papel importantísimo en esta tarea, y no vacila al referir que es la escuela de ingeniería de mayor calidad del país.

"En un país como México se requiere un apoyo fuerte a la educación, en todos sus niveles, pero en especial a las carreras relacionadas con la ingeniería y la administración", enfatiza.

Por su larga y exitosa trayectoria, para Guajardo Touché no cabe duda que México necesita más ingenieros, pues dice, son clave para resolver este, y otro tipo de situaciones que pongan a México en una situación difícil.

"Junto con las ciencias y las ciencias administrativas, la ingeniería incide de manera importante en el crecimiento económico. El claro ejemplo ha sido la velocidad con la que se han desarrollado los países asiáticos".

Recuerda que el Tecnológico de Monterrey tomó la decisión de convertirse en una universidad nacional desde hace décadas, y ha logrado constituirse como un polo importante de la calidad educativa del país.

Se habla de las grandes universidades, como Harvard que tiene sólo entre 10 mil y 15 mil alumnos, refiere, pero el Tecnológico de Monterrey tiene aproximadamente 100 mil. La repercusión de la institución queda clara en el estado donde nació y es evidencia de su poder de transformación, puntualiza. "Monterrey no sería Monterrey de no ser por el Tec. Es una ciudad con una actividad económica muy dinámica, genera mucho empleo y es motor de desarrollo del país.

Agrega que "es una ciudad que atrae el talento que buscan las empresas, talento que tiene el Tec, pero también la Autónoma de Nuevo León, en gran medida por la competitividad que han generado entre sí, lo cual sólo genera un círculo virtuoso".

Ricardo Guajardo Touché es egresado del Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey como Ingeniero Electricista. Tiene una Maestría de la Universidad de California en Berkeley. Título B.S. Electrical Engineer por la Universidad de Wisconsin, Madison.

En su trayectoria profesional, ha sido Director general y presidente de Grupo Financiero BBVA Bancomer, presidente de BBVA Holding, director general corporativo en FEMSA, gerente de Planeación Financiera en Banca Serfín y más.

Es Consejero del Sistema Tecnológico de Monterrey, institución donde realizó su carrera profesional; Consejero de Fomento Económico Mexicano (FEMSA), Grupo Industrial Alfa; El Puerto de Liverpool; Grupo Aeroportuario del Sureste (ASUR); Grupo Bimbo; Coca Cola Femsa (KOF); Grupo Coppel y Grupo Vitro. Ha sido Presidente de Fondo para la Paz, Fondo Comunitario para áreas de pobreza extrema y Presidente de SOLFI, Corporación de Micro finanzas.



SNC | AGENCIA INFORMATIVA
agenciainformativa@servicios.itesm.mx
*Con información de MILENIO
70 Años / Nota# 196
31.10.13