E

Jorge Font: Lo que me regaló el Tec fue la capacidad de emprender

"Soy un EXATEC que intenta ser todos los días una gente útil que pueda servir para vivir en un país mejor".

Un accidente deportivo de esquí acuático cambió por completo la vida del EXATEC, pero como dice el título de su libro, él la ha ensanchado, y ha llegado hasta la cima, siendo campeón en su disciplina. El egresado del Campus Cuernavaca recuerda con cariño a su alma máter en la aprendió a ser un agente de cambio para la sociedad.


SNC | TEC DE MONTERREY / AGENCIA INFORMATIVA*

Deportista por herencia, Jorge Font Ramírez practicaba el esquí acuático, participaba en competencias y no le iba nada mal, pero el 8 de marzo de 1988, antes de ingresar a la universidad, la vida le presentó un examen inesperado: cayó al practicar su deporte favorito e ingresó al mundo de la discapacidad física.

Su familia está llena de esquiadores: su padre, Jorge Font, se encuentra en el Salón de la Fama de la Confederación Deportiva Mexicana por su trayectoria y su hermano Sergio Font es campeón en dicho deporte acuático.

Jorge comenzó a competir desde los 11 años, competía nacionalmente y rompió un record en la modalidad de Figuras, el que después fue superado cuatro años después por Sergio, su hermano.

"Entrenando para el Campeonato Latinoamericano a celebrarse en Argentina, me acerqué demasiado a la orilla del lago y me caí. Me rompí el cuello y tuve una lesión medular entre la sexta y séptima vértebra cervical", después de ese accidente su vida nunca volvió a ser igual.

Al principio fue muy duro, perdió el movimiento y la capacidad de sentir de la parte del pecho hacia abajo. Gracias a una cirugía recuperó la movilidad de los brazos, las muñecas y la mano izquierda, pero no puede mover los dedos de las manos. A los 19 años tuvo que aprender a hacer todo de nuevo, desde escribir hasta vestirse.

Para la fecha del accidente, Jorge cursaba cursos propedéuticos para ingresar a la carrera y estudiar Medicina, pero la opción no fue viable después de su discapacidad.

Tenía un poco de miedo de matricularse en universidad, pero logró vencerlo y continuó sus estudios. Ingresó al Tecnológico de Monterrey, Campus Cuernavaca a la carrera Licenciado en Administración de Empresas (LAE), y aunque estaba consciente de que la institución era la mejor en la ciudad, no duda en mencionar que también lo hizo porque sabía que ahí lo recibirían bien.

"Estudié Administración por miedo, porque me acaba de accidentar y tenía mucho miedo de no estudiar nada y lo hice en el Tec por la apertura, por supuesto porque es una institución súper acreditada y es la mejor universidad que hay en Cuernavaca, pero además por su calidez y su generosidad por aceptarme en un momento bien difícil de mi historia personal y por la flexibilidad que tuvieron para ayudarme".

Aunque LAE no era su primera opción de carrera, estudiar Administración le sentó muy bien, pues comentó que le dio la capacidad de entender que en el mundo hay muchas maneras de ver la realidad.

"Se puede mirar al realidad desde muchas perspectivas y eso yo creo que me ha ayudado a poder entender que hay muchas maneras de ver la realidad".

En el Tecnológico de Monterrey aprendió que la verdadera traducción de "emprendimiento" no es "crear empresas" sino que es la capacidad de enfrentar a la realidad con todas sus ambigüedades, dijo.

"Lo que me regaló mucho el Tec es la ilusión de emprender y no necesariamente de tener un negocio, sino de entender la vida como una empresa en la que la vida te pregunta y lo que tú estás haciendo todos los días es emprender una respuesta, ver a la vida como la empresa personal".

"No salir al mundo a ver cómo me acomodo, sino salir a ver cómo desacomodo el mundo, porque le mundo no está bien acomodado y vivimos en un mundo inequitativo y bien chueco y con muchas injusticias y una inequidad social enorme".

Jorge Font habla sobre un mundo inequitativo, pero no es un agente pasivo, la institución le enseñó, indicó, que se debe salir al mundo a transformarlo por uno mejor.

"A mí lo que me ayudó fue a aprender cómo se puede cuestionar la realidad y cómo uno puede ser un agente de cambio y no sólo salir a ser un agente pasivo, sino de ver cómo desarrollas herramientas, estrategias, cómo escuchas la realidad y ejercer el liderazgo desde donde cada quien quiera para transformar al mundo en un mundo más humano".

Sí, el Tecnológico de Monterrey lo ayudó a desarrollar muchas habilidades, pero el mejor regalo que le pudo ofrecer fue la oportunidad de conocer a su esposa, Tere Corona López, en la clase de Estadística II.

Hoy Jorge Font explica que en las páginas más oscuras de la vida es donde se puede encontrar mayor luz, pues en su caso así ocurrió. Su familia y amigos lo han acompañado siempre y su esposa Tere y su hijo Pablo son sus mayores alegrías.

Jorge Font Ramírez es Licenciado en Administración de Empresas por el Tecnológico de Monterrey, Campus Cuernavaca, y maestro en Desarrollo Humano por la Universidad Iberoamericana.  Es autor del libro "Ensanchar la vida".

En el esquí acuático con discapacidad ha sido campeón y subcampeón en eventos nacionales e internacionales. Sin discapacidad impuso el Récord Nacional y Latinoamericano de Figuras.



SNC | AGENCIA INFORMATIVA
agenciainformativa@servicios.itesm.mx
*Con información de MILENIO
70 Años / Nota# 201
04.11.13