E

Irma Esnaurrizar: su motivo es crecer y hacer que sus alumnos crezcan

Irma Esnaurrizar Armienta, es Directora del departamento de Ciencias y Tecnologías de Información en Campus Cuernavaca.

En los 20 años que ha formado parte del Tecnológico de Monterrey la docente del Campus Cuernavaca ha sido testigo de grandes cambios, no sólo en cuanto a tecnología sino en la formación de los alumnos y su propia vida. El sentir que la educación que la Institución brinda a sus alumnos es equiparable con la de otros países la hace sentir muy bien y le demuestra que va por buen camino.


SNC | TEC DE MONTERREY / AGENCIA INFORMATIVA*

Al Campus Cuernavaca llegó en 1993 como profesora de cátedra y al poco tiempo Irma Alicia Esnaurrizar Armienta se convirtió en maestra de planta, labor que combinaba con sus estudios de maestría en Tecnología Educativa en la Universidad TecVirtual del Sistema Tecnológico de Monterrey.

Esnaurrizar Armienta confiesa que no fue nada fácil estudiar una maestría y ser profesora del Tecnológico de Monterrey al mismo tiempo, pero se esforzó y logró ser reconocida como una muy buena alumna.

Actualmente dirige el departamento de Ciencias y Tecnologías de Información y es profesora de clases como Física y Energía y Movimiento. Ella misma dice que los cursos que le toca impartir en Campus Cuernavaca no son del total agrado de todos los alumnos, pero cuando los jóvenes le comentan que alguna lección es fácil, sabe que ha hecho bien su trabajo.

"Yo les digo: 'Fácil porque le entiendes', cuando uno le entiende a algo es fácil".

A los jóvenes que actualmente les ofrece clase son muy distintos a los que formó a su llegada a la institución al principio de los noventas. Ahora, dice, los alumnos son mucho más inquietos y suelen distraerse más fácil.

"Definitivamente son muy inquietos, hay que tenerlos muy dinámicos, hay que cambiarles muchas actividades, el tiempo de atención se ha reducido. Yo considero que antes los alumnos de los noventas tenían más tolerancia al tiempo y podían dedicar más a escuchar, ahora además de escuchar tenemos que tenerlos muy activos".

La profesora Irma sabe que para que sus alumnos estén totalmente enfocados en clase debe hacer más amenas sus materias. Dar ejemplos de vida o usar una pelota parecen cosas básicas, pero a ella le ha servido.

No deja de lado que los recursos tecnológicos son de gran ayuda. Recuerda que a su llegada al Tecnológico de Monterrey no había computadoras portátiles y en los salones de clase utilizaban cañones con acetatos, hoy en día cada alumno puede revisar cosas en la red desde su tablet o pueden ver lo que ella hace en su computadora gracias a un proyector.

Si bien es cierto que es complicado trabajar con jóvenes, eso también la llena de alegría y energía. "Considero que los alumnos me dan mucha energía, el joven contagia, entonces el hecho de venir a trabajar con entusiasmo, con gusto, con placer, yo creo que para mí en principio me da mucha satisfacción".

Pero una de sus mayores satisfacciones es el encontrarse con ex alumnos quienes la recuerdan y le agradecen lo que hizo por ellos. "Me da mucho gusto encontrarme ex alumnos en lugares públicos que se paran, te saludan, te comentan: 'Oye, estoy estudiando esto gracias a ti', eso me llena de orgullo".

El que los jóvenes la reconozcan como una persona que dejó huella en sus vidas la llena de satisfacción, así como también la hace el sentir el que su trabajo sea equiparable al de cualquier profesor del mundo.

Dentro de sus muchas experiencias como maestra del Tecnológico de Monterrey, Irma Alicia ha viajado al extranjero para impartir clases durante verano, como la vez que fue a Florencia con un grupo de alumnos de Campus Cuernavaca.

Durante ese viaje ninguno de sus alumnos se sintió en desventaja en cuanto a jóvenes de ese país y ella tampoco sintió diferencia con los maestros italianos. "Cuando te comparas con otras instituciones o cuando sales fuera es cuando dices: 'Ah, mira, qué bien me siento'. He tenido oportunidad de salir en varios momentos con alumnos del Tec a diferentes países y eso nos ha dado la oportunidad de compararnos con otros".

"A la hora de convivir con otros chicos te das cuenta de que se sentían muy seguros, estaban muy preparados no se sienten en desventaja, eso es muy bueno".


Esnaurrizar ha visto pasar muchos alumnos, compañeros, nuevas tecnologías y sistemas de enseñanza y todo eso ha hecho que sus 20 años de vida dentro del Tecnológico de Monterrey la hayan cambiado. Hoy es una persona mucho más preparada, con mucha experiencia e historias de vida que contar, con nuevas habilidades y consciente de que el Tecnológico de Monterrey la ha transformado.

"Considero que el Tecnológico de Monterrey me ha transformado, ha habido mucha transformación en mi vida en el sentido de estructura, me ha dado muchas oportunidades de prepararme y de crecer profesionalmente".

Irma Alicia Esnaurrizar Armienta es directora del departamento de Ciencias y Tecnologías de Información en Campus Cuernavaca. Estudió la carrera de Ingeniería Biomédica con especialización en Instrumentación Médica en la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa, y tiene Maestría en Tecnología Educativa por la Universidad TecVirtual del Sistema Tecnológico de Monterrey. Es integrante del Comité de Responsabilidad Social del Campus Cuernavaca, de  2007 a la fecha.



SNC | AGENCIA INFORMATIVA
agenciainformativa@servicios.itesm.mx
*Con información de MILENIO
70 Años / Nota# 209
08.11.13