E

Alfredo Molina: a los 17 años comenzó a escribir una historia que aún no finaliza

"Ser parte de la familia Tec es un privilegio que conlleva un compromiso, ya que en un país con tantas carencias como México nos compromete a trabajar por tener un mejor país".

Cuando le pidió a su padre estudiar en el Tecnológico de Monterrey para cursar su carrera profesional, el ahora director de Innovación y Desarrollo Regional del Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara, nunca se imaginó que esa decisión se convertiría en el comienzo de lo que sería una vida relacionada al conocimiento y la enseñanza.


SNC | TEC DE MONTERREY / AGENCIA INFORMATIVA*

Originario de Xalapa, Veracruz, Alfredo Molina viajó a Monterrey para estudiar Ingeniería Industrial de Sistemas en el Tecnológico de Monterrey. Se graduó en 1986 pero ahí no terminó su vida como estudiante, pues continuó con la Maestría en Ingeniería Industrial y la Maestría en Ciencias con especialidad en Sistemas y Calidad, todo lo anterior en el Campus Monterrey.

Estudió una maestría más y un doctorado en la Universidad Tulane de Nueva Orleans, Luisiana, pero nunca se despegó del Tecnológico de Monterrey, de hecho, son poco más de 20 años desde que lo pisó por primera vez, pues a finales de los ochentas se convirtió en profesor de cátedra.

El maestro Molina tiene toda una historia de vida en la institución, aquí ha aprendido grandes lecciones, ha conocido personas fascinantes y ha obtenido herramientas que lo han ayudado a llevar su vida de la mejor manera.

"Aprendí a enfrentar los retos con una mentalidad positiva, es decir, aunque la vida te presenta retos de diferentes grados de complejidad, la cultura de trabajo y esfuerzo que vives como estudiante en el Tec te ayuda a enfrentarlos con mentalidad positiva y siempre pensando que lo puedes resolver", afirma.

Además de que el Tecnológico de Monterrey le dio la oportunidad de prepararse académicamente para obtener un título como ingeniero y después dos grados, a la institución le debe una carrera profesional magnífica, cuenta, pues en las dos décadas en las que ha participado en ella ha tenido la oportunidad de ser docente, investigador y consultor.

"El Tec me ha dado la oportunidad de vivir una carrera profesional fascinante; he podido convivir, interactuar y conocer a personas fascinantes además de conocer otras culturas e interactuar con instituciones globales", relata.

Aunque terminó sus estudios en el Tecnológico de Monterrey, realmente nunca ha dejado de aprender, dice, pues el formar parte de la familia Tec implica trabajo y aprendizaje diario.

"Lo principal que he aprendido en el Tec es el valor de trabajo de todos los días que para mí es un hábito que disfruto; y dado que mi actividad desde hace 20 años me ha demando explorar diferentes campos del conocimiento y de la sociedad, lo que me ha ayudado a salir adelante es la cultura del trabajo y el esfuerzo con actitud positiva", señala.

En el Campus Monterrey realizó sus estudios y laboró por algunos años, hasta que en 1993 se mudó a Guadalajara, donde permanece hasta el momento. Actualmente Molina Ortíz se desempeña como director de Innovación y Desarrollo Regional del Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara.

Molina ha pasado por varios puestos y conoce dos campus de la institución, por lo que platicó que ha tenido la fortuna de conocer a muchísimas personas de la familia Tec. Hablando como profesor, dice, cada joven a quien le ha dado clase se convierte en una experiencia, por lo que tiene muchas anécdotas que contar.

Una de sus favoritas, relata, es cuando una ex alumna de Campus Guadalajara le escribió un correo electrónico desde Londres para agradecerle la calidad y nivel de conocimientos que le transfirió en su clase Diseño de Experimentos.

"Cursando su maestría en la London School of Economics, en la clase de Estadística sobresalió sobre todos sus compañeros. Ella mencionó en su correo que fue gracias a lo que aprendió en mi curso".

Experiencias como esta, muchas; lecciones aprendidas, aún más, pues en el Tecnológico de Monterrey cada día escribe una nueva página del libro que aún no piensa cerrar.

Alfredo Molina Ortíz es Director de Innovación y Desarrollo Regional del Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara. Es miembro del Consejo Técnico del Instituto Andaluz de Tecnología, Sevilla, España y del Consejo Económico y Social del Estado de Jalisco para el Desarrollo y la Competitividad.



SNC | AGENCIA INFORMATIVA
agenciainformativa@servicios.itesm.mx
*Con información de MILENIO
70 Años / Nota# 220
15.11.13