E

Los jóvenes sí podemos cambiar al mundo: David Ramírez

David Ramírez Colula, alumno de cuarto semestre de la carrera de Ingeniero en Innovación y Desarrollo en el Tecnológico de Monterrey en Monterrey, ganador del Premio Nacional de la Juventud 2015 e integrante de la segunda generación del programa Líderes del Mañana, asegura que sí los estudiantes se preparan con excelencia, contribuyen a cambiar la situación de México.


En uno de esos lugares en donde la tierra nos regala un paisaje digno de admirar, donde la brisa recorre cada poro de la piel, donde sus playas regalan al público un espectáculo de paz y bienestar, en la “Novia Azul del Pacífico Vestida de Azul Coral”, en el estado de Baja California, nació un joven quien, con su ejemplo, derrama gotas de bienestar futuro, las cuales descienden no solo en los mares de su estado, sino en los manantiales del País entero.
 
David Ramírez Colula es orgullo de su Estado y de México, nació el 20 de junio de 1997 en la ciudad de Mexicali y desde pequeño se ha caracterizado por tener un espíritu empático, lo que le llevó a realizar distintos proyectos sociales y obtener grandes logros, uno de los más significativos es sin duda, el ser galardonado con el Premio Nacional de la Juventud en el año 2015.
 
El joven también se ha caracterizado por ser un estudiante destacado y por tener un espíritu de liderazgo; ha sido premiado por el Tecnológico de Monterrey, que le reconoció su talento y le otorgó una beca del 100% para cursar sus estudios universitarios en esta gran institución.
 
La beca le fue otorgada a David luego de ser seleccionado para pertenecer a la Segunda Generación del programa “Líderes del Mañana”, programa que busca tener a los mejores jóvenes del País sin importar su condición social.
 
EL programa otorga becas del 100% para estudiar sus estudios universitarios a jóvenes talentosos académicamente y quienes además han destacado en distintos rubros como Tecnológico, Cultural, Deportivo, Social entre otros. De igual forma deben contar con un sentido de liderazgo y sensibilidad social; también necesitar un apoyo financiero del 100% para poder estudiar en el Tecnológico de Monterrey.
 

 
Inicios de un emprendedor
 
El joven originario de Mexicali, platicó que desde pequeño optó por ser un gran estudiante porque sabía que en un futuro la vida se lo premiaría. Fue por eso que desde que estaba en la primaria, se esmeraba por ser de los mejores.
 
Uno de sus primeros sueños fue el ganar el reconocido concurso “La Olimpiada del Conocimiento Infantil”, para la cual se preparó constantemente durante dos años.
 
Recordó que cuando cursaba cuarto grado de primaria, veía que muchos jóvenes de sexto año se preparaban para presentar un examen muy importante, por lo que él decidió anticiparse y comenzar a estudiar desde los 10 años.
 
Y cuando le tocó a David presentar su examen, no sólo obtuvo buenos resultados en la etapa municipal, sino que fue el mejor puntaje de la etapa estatal, por lo que obtuvo un viaje a la Ciudad de México y junto a los mejores estudiantes de cada estado, saludaron y convivieron con el presidente Felipe Calderón.
 
“El viaje a la Ciudad de México fue una experiencia inolvidable, conocí nuevas personas, visité nuevos lugares, en fin, fue la realización de mi primer gran sueño”, comentó David.
 
Al ingresar a la secundaria, incursionó en distintos concursos como “El Concurso Municipal de Ciencias” y “El Premio Municipal de la juventud” y reconoció que al participar en éste último, no obtuvo los resultados que esperaba al no ser galardonado, pero sabía que si persistía, la vida le seguiría premiando. El siguiente año participó nuevamente en “El Premio Municipal y ganó en el ámbito de excelencia académica.
 
Durante la secundaria reconoció que inició una nueva realidad para él; ingresó a la organización Juvenil “Selider Mexicali”, cuyo enfoque es promover el liderazgo juvenil a través de acciones que beneficien a la comunidad, al realizar actividades y proyectos dirigidos por los jóvenes líderes.
 
Dentro de esta organización, Ramírez Colula participó en actividades como talleres de liderazgo, operativos de limpieza, recolección y entrega de mochilas, juguetes y otras actividades en beneficio de la comunidad. En el año 2013 ejerció el puesto de coordinador de Asistencia Social, donde se encargaba de los programas sociales que realizaba la organización.
 
“El estar en este puesto, me dio una nueva visión de lo que sucede en la comunidad, de sus problemas, necesidades, como estas me afectan y como lo que hago impacta a los demás, así como los métodos con los que se realizan los programas y proyectos comunitarios”,  destacó.
 
En el año 2012 ingresó a la preparatoria en el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (CONALEP) Plantel Mexicali II, donde reconoció a la escuela su calidad educativa y recordó que muchas veces para el éxito no influye el lugar donde comienzas, sino el empeño que cada alumno desarrolle y la visión futura de la vida misma.
 
Durante sus estudios en la preparatoria y como miembro de la organización “Selider Mexicali”, siguió participando y desarrollando nuevos proyectos sociales en beneficio de la comunidad, lo que lo llevó a ganar el Premio Estatal de la Juventud en la categoría Labor Social.
 
Premio Nacional de la Juventud
 
David considera que el año 2015 fue un grande para él, debido a su participación de más de tres años en proyectos sociales ya que fue galardonado con el Premio Nacional de la Juventud en la categoría Compromiso Social.
 
Con la nominación acudió a la Ciudad de México donde recibió una presea y un estímulo económico por parte del presidente Enrique Peña Nieto, en un evento del que dijo fue emotivo.
 
El mismo año y después de participar meses atrás en un competido proceso para pertenecer al programa de Becas del 100% “Líderes del Mañana”, David fue seleccionado y quedó en la Segunda Generación, ganó la oportunidad para desarrollar nuevos proyectos, esta vez con el apoyo y las bases de una educación de calidad y el impulso del Tecnológico de Monterrey.
 
“Ser galardonado con el Premio Nacional de la Juventud, en la categoría Compromiso Social, sigue siendo un gran honor, porque para mí no es un logro personal, sino una pequeña muestra de que los jóvenes sí podemos cambiar al mundo. No somos las personas sin experiencia que algún día aspirarán a convertirse en alguien importante, sino los actores del presente que dedicamos muchas horas a realizar acciones en beneficio de nuestras comunidades”, enfatizó David.
 
“No cabe duda, para mí, el Semestre de Innovación Social es un nuevo modelo de aprendizaje en donde puedo usar los conocimientos y experiencias que he adquirido tanto en mi carrera y en los años que llevo realizando proyectos sociales”, comentó la joven promesa de Mexicali.
 
Experiencias
 
> David estudia el cuarto semestre de la carrera de Ingeniería en Innovación y Desarrollo en el Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey.
 
> Ahora se encuentra en Chiapas, participando en el “Semestre i de Innovación Social”, una nueva modalidad del Tecnológico de Monterrey.
 
> En esta etapa el aprendizaje de los alumnos es con experiencias reales fuera del salón de clases, realizan proyectos para mejorar la calidad de vida de algunas comunidades que se encuentran en el estado de Chiapas.
 



 
VIDA ESTUDIANTIL
EMPRENDIMIENTO SOCIAL
NOTICIAS 
agenciainformativa@servicios.itesm.mx
*Con información de Vanguardia
02.02.2017