E

Presenta el Tecnológico de Monterrey 7 proyectos para transformar el futuro de México

La ciencia es uno de los motores que dan mayor impulso a la sociedad. Por eso, invertir en ella es invertir en el futuro de un país. Por ello, la investigación que transforma vidas una de las iniciativas estratégicas del Plan 2020 de la Institución. Por segundo año consecutivo, en el marco de su Congreso de Investigación y Desarrollo, se presentaron ‘Los proyectos del Tec que están transformando a México’, las siete mejores iniciativas en las que trabajan sus profesores y alumnos.


TEC DE MONTERREY | NOTICIAS

Vegetales súper antioxidantes para mejorar la salud; Acústica para la salud;  Recirculación del agua para la producción de alimentos; PRIDE Personal Risk Detection; y Frutas y Verduras Biofortificadas, Energía para la sustentabilidad y Nanotecnología, son las siete iniciativas de investigación que formaron parte de ‘Los proyectos del Tec que están transformando a México’, y que fueron presentados este 25 de enero en el marco del 47 Congreso de investigación y Desarrollo del Tecnológico de Monterrey. 

Para desarrollar la investigación que transforma vidas, la Institución impulsa anualmente alrededor de 200 proyectos productivos encaminados a impactar positivamente la vida de las personas en áreas que la Institución ha detectado como estratégicas: Biotecnología y Alimentos; Mecatrónica e Ingenierías; Tecnologías de Información, Comunicación y Electrónica; Sostenibilidad; Política Pública; Negocios; Medicina; y Educación, Humanidades y Ciencias Sociales”.

“Tenemos tres grandes compromisos con la sociedad en materia de investigación: formar el mejor talento, generar conocimiento y transferir el conocimiento. El saber por sí mismo no tiene sentido, lo adquiere cuando se utiliza para servir. Este año, en el foro de Davos, una de las declaraciones más importantes tuvo que ver con que la inclusión social no se puede soslayar. Ahí, líderes del mundo escucharon que el bien común debe permanecer sobre el individual. Y eso es lo que buscamos hacer en el Tec de Monterrey a través de la investigación y una muestra son estos siete proyectos que tienen que ver con la salud, la energía y la nanotecnología”, señaló David Noel Ramírez, Rector del Tecnológico de Monterrey.


La principal causa de muerte en México son los padecimientos derivados de la obesidad, como la diabetes, enfermedades cardiovasculares y la hipertensión. Y esto obedece en buena medida a la falta de estrategias de prevención, una de ellas, sumamente simple que tiene que ver con el incremento en el consumo de compuestos antioxidantes, los cuales se consiguen en concentraciones óptimas en suplementos alimenticios, pero también se encuentran de manera natural en vegetales. 

El Dr. Daniel Alberto Jacobo Velázquez, profesor investigador, junto a su grupo de investigación “Bioprocesos y Biología Sintética” en Monterrey, puso manos a la obra en un proceso sencillo y económico que incrementa la concentración de compuestos nutracéuticos en vegetales. El método puede resultar más simple y económico para que las personas se hagan de estos antioxidantes y así poder prevenir enfermedades crónico-degenerativas.

"En México 30% de la producción de alimentos en el campo que no cumplen con estándares de calidad se consideran desperdicios. Estamos dando un uso alterno a estos cultivos, particularmente el de las zanahorias, transformándolos en biofábricas de compuestos nutracéuticos con una tecnología que permite producir los compuestos en cuestión de horas –lo que no es posible con la ingeniería genética-. Convertimos este vegetal en harina que se pueden consumir incluso directamente como tortillas, o agregarla a otros alimentos para hacerlos más nutritivos, como las salchichas. Sé que a través de la alimentación podemos cambiar la calidad de vida de los mexicanos", comparte Daniel Alberto Jacobo.


La tinnitus, también conocida como “acúfeno crónico”, es una enfermedad del oído que afecta a miles de mexicanos, principalmente de la tercera edad. Se trata de un zumbido constante que las personas perciben y que afecta su la calidad de vida, causando desde la perturbación del sueño, hasta la disminución de la capacidad laboral y la angustia psiquiátrica. Uno de los tratamientos aplicados a estos pacientes se basa en el uso de terapias acústicas. 

La Dra. Luz María Alonso Valerdi y el Dr. David Isaac Ibarra Zarate profesores investigadores en Ciudad de México y Monterrey, junto a sus colegas y el Grupo Consorcio Automotriz, han desarrollado un método para el tratamiento de esta enfermedad y poder evaluar electroencefalográficamente el efecto de las terapias acústicas a corto y mediano plazo, tanto en pacientes que resulten ser beneficiados por la terapia acústica aplicada, como en aquellos con los que no se obtengan los resultados esperados, y determinar si el paciente sigue con el mismo tipo de terapia o se cambia de estrategia.

"A la fecha, no existe una metodología objetiva que permita dar seguimiento adecuado a los pacientes con tinnitus que son tratados con terapias acústicas. Mi filosofía es que conforme tú vas teniendo más conocimiento, aprendiendo más, tienes una responsabilidad mayor para ayudarla y con este proyecto estamos en vías de devolver la calidad de vida a las personas que la padecen esta enfermedad", señala el Dr. David Issac Ibarra.


Rigoberto Engel Ugalde, apoyado por sus colegas Aida Malpica Sánchez y Ezequiel Hernández Salas, del Grupo de Investigación de Enfoque Estratégico “Tecnologías Sustentables / Ciencia y Tecnología del Agua” en Hidalgo desarrollan un proceso para recircular el agua en sistemas de agricultura y acuicultura bajo techo, en un modelo de desarrollo sostenible.

“Lo que hacemos es conjuntar sistemas de hidroponía, de nitrificación biológica y acuícolas dentro de invernaderos artificiales de tan solo 240 metros cuadrados, donde podemos producir alimentos como legumbres, hortalizas e incluso criar ciertas especies de peces; esto, utilizando sistemas interconectados que permiten la recirculación de agua de un dispositivo a otro, y aprovechar el líquido de manera sustentable”, explica Rigoberto Engel.

Las necesidades que resuelve este proyecto tienen que ver con la producción sustentable de alimentos; el ahorro en el consumo de agua para la producción de carne y de vegetales; la necesidad de una fuente de empleo estable para los habitantes de las zonas urbanas, semi-rurales y rurales de México; y la necesidad de investigación y desarrollo de tecnología a nivel local y nacional. “En resumen, aplicamos tecnologías amigables al ambiente y sustentables a largo plazo y facilitamos su integración a una línea de negocios verdes”, agrega el investigador. 


Recibir auxilio en una situación de riesgo o peligro a partir de señales que emite nuestro cuerpo y el espacio en el que nos encontramos, ya no es ciencia ficción. 

El Dr. Luis A. Trejo Rodríguez, investigador en el Estado de México, junto a sus colegas del Grupo de Investigación de Enfoque Estratégico “Modelos de Aprendizaje Computacional”, trabajan en el desarrollo de un software que, aplicado en dispositivos móviles, logra generar alertas automáticas en situaciones de riesgo como accidentes, secuestros o desastres naturales, obteniendo una respuesta inmediata por parte de las autoridades competentes quienes pueden acudir en su auxilio en minutos. 

Este dispositivo nace de ELISA (Emergencia, Localización y Asistencia Inmediata), un sistema de emergencia para la localización y asistencia inmediata que ofrece la activación manual de alarmas y funciona desde 2011 en el Tecnológico de Monterrey en Estado de México y en la empresa JM Seguridad. 

“Hemos integrado este sistema a otros dispositivos y lo hemos automatizado integrado un algoritmo de reconocimiento de patrones que comprenden datos fisiológicos, de ambiente y de comportamiento, específicamente para la detección de riesgo personal. La idea es que esté integrado a accesorios como pulseras u otras prendas, y hacer más sencillo su uso. A este nuevo sistema lo llamamos PRIDE (Personal RIsk DEtection)”, explica el Dr. Luis Trejo. 


El cuerpo humano necesita de muchas vitaminas, y una de ellas es ácido fólico. Su deficiencia provoca afectaciones en el desarrollo de los fetos y otras como las enfermedades cardiovasculares, la anemia e incluso el cáncer.  La falta de esta vitamina, también está correlacionada con la depresión y problemas cognitivos durante el desarrollo y Alzheimer en personas mayores. 

La Dra. Rocío Isabel Díaz de la Garza, profesora investigadora en Monterrey, trabaja sintetizando el ácido fólico o folatos de las plantas con sus colegas del Grupo de Investigación de Enfoque Estratégico “Tecnologías Emergentes y Nutrición Molecular. Desarrollo de Alimentos, Fármacos y Bioproductos”. 

“En este proyecto estudiamos las plantas que son la principal fuente de folatos, para inducir que produzcan hasta un 300 por ciento más de esta vitamina y al hacer que generen más de esta vitamina, podemos impactar positivamente en la salud de México. Cómo las plantas sintetizan el ácido fólico o folatos, podemos influir en que los alimentos que provienen de ellas sean más nutritivos. Estamos trabajando con alimentos de alto consumo en México -frijol, papaya, plátano y aguacate. Ahora mismo, somos el único grupo de investigación en el mundo que trabaja en la fortificación de folatos en el frijol”, explica la Dra. Rocío Díaz. 


La investigación en el Tec de Monterrey está enfocada en áreas estratégicas, una de ellas es la Energía.

La coincidencia en un propósito profundamente humanista: formar a los técnicos y especialistas que el país va a demandar en los próximos años, hizo posible que la Secretaría de Energía, el CONACYT, y el Tecnológico de Monterrey, se unieran en un proyecto que permitirá la formación del mejor talento humano en materia de Energía para llevar al éxito la Reforma Energética. 

Se trata del Laboratorio Binacional para la Gestión Inteligente de la Sustentabilidad Energética y la Formación Tecnológica, presentado en abril de 2016, por  Pedro Joaquin Coldwell, Secretario de Energía; el Dr. Enrique Cabrero, Director de CONACYT y David Noel Ramírez, Rector del Tecnológico de Monterrey. 

“El Laboratorio integrará sus esfuerzos de infraestructura, desarrollo y capacitación del recurso humano con la finalidad de apuntar hacia un mismo objetivo que es el logro de la transición hacia la sustentabilidad energética”, explica el Dr. Alberto Mendoza, Líder del Grupo de Investigación de Energía y Cambio Climático. 

Para ello se suman el Consorcio Empresarial para el fomento de la Investigación Aplicada dirigido por el Dr. Osvaldo M. Micheloud, investigador del Tecnológico de Monterrey en energía, que se dedicará al estudio de un enlace para intercambiar energía con los Estados Unidos; y el Tecnológico Nacional de México, con su Director General, el Mtro. Manuel Quintero, para la formación de este talento en el área de posgrados. 

“En el Tec de Monterrey, nuestra misión ha sido siempre formar a lo más valioso de un país: su gente, su talento. Nos sentimos muy orgullosos de participar en esta iniciativa, formando a los protagonistas reales de la Reforma Energética, para que brinde  los resultados que esperamos toda la sociedad”, señala David Noel Ramírez, Rector del Tecnológico de Monterrey. 

Al momento, se han generado 10 cursos masivos abiertos en línea (MOOC) con los que se capacitará a 15 mil personas -11,460 se han inscrito a la fecha en cuatro cursos; se han definido 4 estándares de 10 para acreditar las competencias de 450 personas; se tienen 150 personas inscritas en maestrías y especialidades de energía de los 155 que se requieren.


El mundo científico aprendió a controlar la materia a una escala nanométrica. Hoy en día los investigadores pueden diseñar átomo por átomo cosas que antes nunca hubieran podido, con propiedades diferenciadas que pueden generar dispositivos, materiales, fármacos, alimentos entre otros productos con alto valor agregado.

Los avances del Tecnológico de Monterrey en Nanotecnología, disciplina que ha sido capaz de transformar a la sociedad en unos cuantos años. Así lo señala el Dr. Ricardo Ramírez Mendoza, quien funge como líder de esta iniciativa.

A partir de la firma del convenio de colaboración con el MIT en 2014, la Institución ha avanzado en materia de programas académicos, intercambios académicos, atracción y retención de talento, colaboración en investigación e incluso, infraestructura de vanguardia. 

En el ámbito académico, se creó la carrera de Ingeniería en Ciencias Químicas y Nanotecnología y a partir de este año, aumentando la oferta de programas de maestría y doctorado en programas en Nanociencias y Nanotecnología. Más allá de contar con los programas académicos, el objetivo es que esto incida también en la retención y atracción de talento. 

"Históricamente México ha sido un país que exporta talento. Con este programa de Nanotecnología en el Tecnológico de Monterrey, queremos ser una institución que atraiga investigadores de primer nivel a hacer carrera, y que los jóvenes mexicanos que se preparan en esta área, encuentren mejores oportunidades que las que pueden tener fuera del país", dice el Dr. Sergio Omar Martínez, profesor investigador en la Escuela de Ingeniería y Ciencias. 

El rubro de la colaboración también se ha fortalecido, y se sigue creciendo en alianzas con otras universidades para trabajar proyectos de manera conjunta. Además, los intercambios académicos y de investigación, también se han vigorizado. La alianza con el MIT también ha permitido el acceso a tecnologías que ahora también se están desarrollando en el Tec, y se están aplicando a proyectos innovadores e inspiradores, y se tienen planes en materia de infraestructura, como el proyecto de un edificio en el Campus Monterrey, que tendría alrededor de 6 mil metros dedicado exclusivamente a la nanotecnología y con todo el equipamiento necesario.

Migrar a la economía del conocimiento

El Tecnológico de Monterrey basa su investigación en tres pilares: Formar, para contribuir a la calidad académica de su proceso enseñanza-aprendizaje; Innovar, convirtiendo el conocimiento científico en soluciones creativas y novedosas; y Trascender, al transferir conocimiento a la sociedad en lo económico, político y social.

“En los próximos diez años, el Tec enfocará su discurso y acciones en el camino que está transitando para pasar del mundo físico al del conocimiento. Y es que la única forma de llevar a cabo esa inclusión social de la que hablaba David Noel, es dar un brinco cuántico hacia le economía del conocimiento. Hoy tenemos trabajos generados por la manufactura que en promedio alcanzas los 4 mil dólares anuales. Mucho del talento que producimos en México, se va a otros países a consolidarse y perciben ingresos por ahí de los 80 mil dólares anuales. Por eso, en la situación actual no queremos recuperar las fábricas, queremos que vengan centros de investigación y queremos construirlos aquí. Ya está en marcha un gran edificio de Nanotecnología de 40 millones de dólares. Queremos que ahí lleguen las universidades y las empresas a instalarse y convertirnos en un atractor de talento para poder impactar al mundo”, señaló Salvado Alva.

Para conocer más sobre ‘Los proyectos del Tec que están transformando a México’: http://bit.ly/2k2OJAy 


INSTITUCIÓN
INVESTIGACIÓN
NOTICIAS TEC.MX
agenciainformativa@servicios.itesm.mx
25.01.2017