INVESTIGACIÓN

Alumnos desarrollan dispositivo ABA para terapia a niños con autismo

Abby, en referencia a la técnica de Análisis Conductual Aplicado (ABA, por sus siglas en inglés), es el nombre del dispositivo de juegos desarrollado por alumnos del Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara, que resultó ganador de un reconocimiento en el Primer Expo Foro de Tecnología para personas con discapacidad, organizado por el Gobierno de Jalisco.
fotografía

"Abby" es un dispositivo que responde a una necesidad de las personas con autismo de asociar un objeto o símbolo, mediante un estímulo visual.


Jul 3, 2012

SNC | TEC DE MONTERREY / AGENCIA INFORMATIVA / TANSANIA LEÓN

Como parte de su entrenamiento académico, alumnos de la carrera de Ingeniero en Tecnologías Electrónicas (ITE) del Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara, desarrollaron "Abby", proyecto iniciado en una clase y que en mayo pasado obtuvo el tercer lugar en la categoría de "Concepto" del Primer Expo Foro de Tecnología para personas con discapacidad, organizado por el Gobierno de Jalisco.

El aparato contribuye a lograr el aprendizaje de nombres de los elementos del entorno, proporcionando experiencias educativas asertivas para el usuario y se basa en el reforzamiento de habilidades básicas, lo que ayuda a asimilar los conceptos de las cosas.

"Abby" un juego electrónico con botones y pantalla, sonido e iluminación. Consta de 12 botones intercambiables y posee librerías temáticas que cambian la dinámica de juego y la retroalimentación. Con él se apoya el aprendizaje de conceptos asociativos para que la persona comprenda y relacione una imagen con el botón.

Y es que el dispositivo responde a una necesidad de las personas con autismo de asociar un objeto o símbolo, mediante un estímulo visual. Así aprenden de manera asertiva la relación entre imágenes, sonidos, botones y su significado.

Diseño académico
"Abby" fue diseñado en la materia de Proyectos integradores de tecnologías digitales, cuando un grupo de seis estudiantes de cuarto semestre debían construir un dispositivo electrónico aplicando sus conocimientos y decidieron hacer algo que ayudara a la gente.

Así, contactaron a la Fundación HACE, enfocada en mejorar la calidad de vida de personas con autismo, y surgió "Abby", cuyo nombre se debe a la técnica de Análisis Conductual Aplicado (ABA -por sus siglas en inglés-) para personas con ese padecimiento. Las ventajas clave de esta herramienta son:

- Versatilidad. Tiene librerías temáticas intercambiables que automáticamente renueva la información, lo que permite enfrentarse siempre a conceptos nuevos. En una USB se podrían tener las librerías que se quieran.
- Bajo costo. En Estados Unidos la gente paga hasta 3 mil dólares al mes por la terapia ABA. El proyecto Abby, en su etapa prototipo, tuvo un costo de alrededor de mil pesos y puede ser usado sin el auxilio de especialistas.
- Materiales resistentes. Los niños autistas necesitan el estímulo mecánico de presionar el botón y experimentar una respuesta. Por ello incluyeron un chasis resistente y los botones tienen resortes y luz.

"Está pensado para que sea robusto y de bajo costo. Si el niño lo arroja, resiste y no se rompe, y aun cuando eso pasara, no represente un gasto grande, además de que tiene la flexibilidad de las librerías y ofrecer actualizaciones", comentó José Manuel Beltrán, uno de los alumnos participantes en el equipo.

También tiene operación multifuncional. Para realizar un diseño útil los alumnos asistieron a sesiones de la fundación HACE. Sin embargo, en la exposición recibieron retroalimentación y podría servir también a personas con parálisis cerebral y otras discapacidades, educación especial o estimulación temprana.

Conocer al usuario
Los universitarios observaron niños autistas y tuvieron múltiples pláticas con las terapeutas de HACE. Sobre esta experiencia, José Ávila, también alumno del Campus Guadalajara, expresó: "Nos ayudó mucho, aparte de aprender cosas con las que no habíamos trabajado. Además aprendimos sobre los niños con autismo; creo que hacer un proyecto así tiene un valor más grande que hacer solamente algo con fines escolares".

Al final del desarrollo llegaron a diferentes conclusiones como evitar la retroalimentación negativa y formas específicas de botones y que la voz que se oye en el dispositivo debe de ser de alguien que conozcan. La terapeuta graba su voz diciendo los elementos de la librería para que el sonido sea familiar. Se personaliza hasta ese nivel, realmente adaptado al usuario.

"Lo más importante que aprendimos de todo esto es que nuestro conocimiento, pero aplicado a lo que los otros necesitan, para ellos es un tesoro", señaló Arturo Hernández. Agregó que cuando empezaron "Abby" no pensaron que fuera tan complicado, pero les gustó saber que lo que están aprendiendo puede ser aplicado y que para los usuarios del dispositivo este proyecto puede ser algo maravilloso.

De momento se tiene el prototipo, falta desarrollar la parte del USB y diseño exterior. Los alumnos planean seguir trabajando en el aparato durante su carrera para después considerar presentarlo a la Incubadora de Empresas del Campus Guadalajara

Participaron en el proyecto "Abby" José Manuel Beltrán Loreto, José Kaled Ávila Name, Miguel Alejandro Alvarado Vázquez Mellado, Arturo Hernández Martínez, María Dolores Elías Contreras y José Luis Valera Lizárraga alumnos de la carrera de Ingeniero en Tecnologías Electrónicas (ITE), quienes fueron asesorados por su profesora, la Ing. Yolanda Cham.


VIDA ESTUDIANTIL
INVESTIGACIÓN
SNC | AGENCIA INFORMATIVA
agenciainformativa@servicios.itesm.mx
TANSANIA LEÓN
29.06.2012